Top 10: ¡las diez mejores cosas de Trump para México!

Bandera mexicana Trump.png

Hay quienes deciden ver el vaso medio lleno o medio vacío. Cuando hablamos de Donald Trump, yo veo el vaso roto. Dígamoslo claro: el señor es un nuevo rico cuando de capital político se trata, y se comporta burdamente como tal. Tras una semana en la Casa Blanca, el nuevo magnate del poder firmó una orden ejecutiva para ampliar el muro fronterizo con México, amenazó con modificar las reglas del comercio con México y Canadá e impidió el acceso a su país a millones de personas con la única causal de tener una nacionalidad que no eligieron. Pero aun si no alcanzamos a mirar el vaso medio lleno ni medio vacío, los cristales rotos se pueden reciclar. Me impuse entonces elaborar la lista de las diez mejores cosas que Trump puede ofrecerle a México y al mundo. La política presidencial estadounidense nos puede costar tanto que hay que aprovechar hasta lo mínimo. Aquí la lista:

  1. Ha logrado, como nadie antes en el mundo, posicionar al inmigrante (tanto al económico como al de guerra) como alguien que merece protección. Justo el hecho de que él no la ofrezca y viole sus derechos movilizó a cientos de abogados voluntarios en los Estados Unidos para atender los casos de viajeros vetados por su nacionalidad para entrar al país (y que iban siendo detenidos a su llegada).
  2. Puede posicionar a países estables como México, China e Irán en el liderazgo de los Estados que no simpatizan con Trump. Dependiendo, desde luego, de las medidas y actitudes que tomen estos países.
  3. Brinda todos los argumentos necesarios para recelar de los nacionalismos. Es sin embargo preocupante que tanto ciudadanos como analistas políticos expresen que el nacionalismo de Trump es la oportunidad de revivir el nacionalismo mexicano. Hacer eso, es decir, competir país contra país en la misma liga, es enfrentarnos a un gigante. Más bien, debemos darnos cuenta que el nacionalismo de Trump tiene todos los ingredientes para que su país se aísle y entre en espirales de menor influencia política internacional, menor comercio e incremento de precios que los países que no se hundan en el nacionalismo (sino que miren hacia fuera) podrán aprovechar para hacerse influyentes y competitivos.
  4. El manejo dado por la administración de Peña Nieto a la relación con Trump ha golpeado severamente al presidente mexicano. Esto se traduce en un posibilidad mucho menor de que su partido (no diría el PRI de Ruiz Cortines o de López Mateos, sino el “nuevo PRI” de Peña, Javier Duarte y Roberto Borge) repita en la presidencia de México. Esperemos que el naufragio del proyecto político de Peña abra más expectativas a los buenos cuadros del PRI que no habían tenido espacio hasta ahora.
  5. Nos convencerá de que votar por estrellas de la televisión es una mala decisión. Si el mundo no aprendió con Berlusconi, Jimmy Morales o Hugo Chávez (al que siendo presidente le daba por cantar en la radio venezolana, vio salir un disco en vida y otro póstumo), esperemos que a partir de ahora se cree un arquetipo negativo que disuada de votar por políticos tan improvisados, o más fijados en el rating que en la coherencia de su gobierno, como han sido ellos.
  6. Nos anima a reflexionar sobre nuestro propio racismo y a enterarnos de las políticas xenófobas que ha tenido México a lo largo de la historia. Por ejemplo, durante el gobierno de Plutarco Elías Calles, la Secretaría de Relaciones prohibió la inmigración de ciertas nacionalidades para “evitar la mezcla de razas que se ha llegado a probar científicamente producen una degeneración en los descendientes”. El libro Yaquis. Historia de una guerra popular y de un genocidio en México y el documental Los nuestros: Yaquis, expresan con mucha claridad la política genocida de Porfirio Díaz contra grupos indígenas para apropiarse de sus recursos naturales y lucrar con el presupuesto de guerra.
  7. Subraya en los mexicanos que la palabra “violador” es ofensiva, y que la violencia sexual no es algo que deba enorgullecer a nadie.
  8. Estimula y moviliza a los movimientos feministas alrededor del mundo.
  9. Podría estimular el arte, cuyas mejores expresiones suelen darse en tiempos de crisis. El muro podría convertirse en espacio para el arte o como metáfora recurrente de las y los artistas latinoamericanos. Cabe mencionar el Mural de la Hermandad, pintado sobre el muro fronterizo entre México y Estados Unidos ya existente en los alrededores de San Diego y Tijuana, en diciembre pasado, con la participación de guatemaltecos, mexicanos, venezolanos y estadounidenses.
  10. Su triunfo pone en entredicho la seguridad de los mecanismos electorales, lo que puede aportar a la maduración y protección de otras democracias.

La situación de México, desde luego, no es menos que complicada. Pero al mal tiempo, buena cara. Con cada cosa que twittea, dice y firma, Donald Trump nos da pa… nos da para reír (y ese sería el punto once). Disfruten:


Museo de las preguntas

¿Cuántas personas que tienen en alta estima a Díaz o a Calles saben sobre sus políticas racistas? ¿Por qué nuestros héroes son guerreros, y no diplomáticos como Isidro Fabela, Gilberto Bosques o Alfonso García Robles, que se enfrentaron a temas de presunta superioridad racial y superioridad tecnológica y contribuyeron a la paz entre naciones? ¿Cómo fluctuará la popularidad de Trump en Estados Unidos en 2017? ¿Emprenderá Trump la censura mediática? ¿Por qué hay tantos mexicanos abogando por el nacionalismo, en lugar de marcar distancia de las ideologías y metas de gobierno de Trump?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s